Las landing pages son páginas web a la que dirigimos nuestras visitas para conseguir que realicen una acción determinada, esto es, lleven a cabo una conversión. Hablamos, por ejemplo, de que rellenen un formulario de contacto donde nos dejen sus datos, se suscriban al blog o descarguen un contenido online. De esta manera, incrementamos nuestra base de datos al dar algo a cambio.

Y es que, el objetivo principal es convertir las visitas en clientes, por lo que hay que trabajar duro en el diseño y contenido de la landing page para que resulte atractiva. Esto es, escribir contenidos directos, sencillos pero muy persuasivos para generar esa necesidad, ofreciendo las ventajas y bondades del producto o servicio que estemos promocionando para que la visita sienta las ganas de adquirirlo.

Las claves de una landing page de éxito

Imaginemos que hacemos una campaña publicitaria con Google Adword (SEM) para promocionar uno de los paquetes turísticos que ofrecemos para la Semana Santa en la agencia de viaje en la que trabajamos. Si queremos que la landing page funcione, tendrá que contener información acerca de este paquete turístico, destacando todos los aspectos positivos y las ventajas que conseguiremos al contratarlo ahora.

Algo muy importante es causar un gran impacto visual, con imágenes de calidad, atractivas y en la que se refleje esa experiencia que queremos vender. Acompañarlos de textos persuasivos, con un lenguaje positivo nos ayudará a generar un buen clima en el que el usuario se sentirá a gusto y predispuesto a seguir leyendo y, con un poco de suerte y trabajo duro, a realizar la compra.

Así, un titular con gancho será crucial, ya que es lo primero que leemos al llegar a una landing page. Un título con ingenio, creativo y diferente llamará la atención y dependerá en gran medida de éste el que el usuario se detenga y siga leyendo o abandone la página.

Hay que aprovechar al máximo estas visitas a la landing page, por lo que hablaremos también de nuestra empresa y situaremos en un lugar visible los datos de contacto y las redes sociales.

Para favorecer esa acción que queremos que el cliente realice, echaremos manos de los CTA (llamada a la acción), con frases cortas y persuasivas, como por ejemplo “Contrata ahora y disfruta de un seguro gratuito” junto a un botón que será la clave para la conversión, “Contratar”, “Te llamamos” o lo que queremos que el usuario haga.

Muy útil también será un formulario de contacto para que se sienta llamado a realizar la acción y nos deje sus datos.

Consigue más clientes con Landing Pages de calidad

También, los usuarios siempre están dispuestos a saber más, conocer las experiencias de otros clientes que ya hayan probado el producto o servicio y cuenten su experiencia antes de decidirse a comprar. Esto hará que el usuario se sienta confiado y seguro y tenga menos dudas o reparos para la conversión.

Siguiendo con el ejemplo ficticio de la agencia de viajes, podríamos añadir a la landing page un bloque de testimonios de personas que contrataran el pack turístico u otros similares, en los que destacaran la atención recibida y la experiencia con la agencia, así como sus opiniones acerca del viaje.

Ahora que has leído esta información, es hora de que analices tus landing pages, que mires si estás haciendo el trabajo bien, si recibes muchas conversiones o por qué no recibes visitas a tu landing page.

Si te gustaría mejorarlas o aún no sabes cómo hacerlo, en Ingenia podemos ayudarte a que tus campañas, promociones, sorteos o concursos despeguen. Tenemos una gran experiencia en el desarrollo de campañas publicitarias y diseñamos y maquetamos landing pages eficaces que atraigan la atención de las visitas y conviertan.

¿A qué esperas? Escríbenos a info@ingeniast.com.