Quizás no has tenido buenas experiencias en el marketing digital y no sepas exactamente dónde está el error, por qué no recuperas la inversión realizada ni aumentan tus ventas. Hoy queremos hablarte de los motivos más frecuentes por lo que las estrategias de marketing digital no funcionan en los negocios. Así que si te gustaría mejorar y saber qué haces mal, no te pierdas este post.

Falta de conocimiento

Una de las razones principales suele estar en que nos queremos encargar de todo, pensamos que tenemos los conocimientos suficientes y que esto del marketing digital es muy fácil, que no necesitamos a nadie con formación para gestionarlo. Pues bien, asúmelo, si no consigues resultados es porque no tienes los conocimientos necesarios para que puedas encargarte de ello.

Deja de culpar a los demás y asume tu responsabilidad. Debes encargarte de aquellas áreas de tu empresa donde realmente eres bueno y aportas valor y delegar en otros aquellas tareas a las que no llegas y no tienes formación ni tiempo para ello.

El Marketing Digital no es algo sencillo, requiere de una enorme especialización y una gran experiencia, además del manejo de ciertas herramientas técnicas. Así que te aconsejamos que busques a una agencia especializada en marketing online para que te ayude. En Ingenia Soluciones Tecnológicas sabemos cómo hacerlo y podemos ayudarte a maximizar la inversión de esta partida.

Falta de inversión económica

La pata online de una empresa es cada vez más importante, si no echa un vistazo a tu competencia, a las grandes empresa y observa cómo lo hacen, cómo están presentes en Internet, cómo se anuncian en diferentes plataforma y qué comunidad de seguidores tienen en las redes sociales.

Todo ello te dará una visión un poco más objetiva de por qué no debes invertir una cantidad pequeña en tu estrategia de marketing online si realmente quieres conseguir unos buenos resultado.

Qué haces mal y te impide tener éxito en el marketing digital

Falta de objetivos o estrategia clara

Todos los objetivos tienen que ser cuantificables, claros, no podemos simplemente decir que queremos vender más o tener más seguidores en las redes sociales, por ejemplo, sino tenemos que poner una cantidad específica y realista para la inversión, número de personas a las que llegar o los plazos de tiempo, por ejemplo. Antes que nada, tendremos que saber de dónde partimos y a dónde queremos llegar.

También, a veces puede suceder que falles en la elección de las herramientas y los canales porque creas que todo vale y no analices al detalle cuáles son aquellas herramientas o canales que mejor se adaptan a ti para conseguir esas metas. Por ejemplo, no es lo mismo apostar por campañas de SEO, cuyos resultados se ven a largo plazo, que por campañas SEM en Google Ads, donde el resultado es mucho más inmediato.

Aquí será muy importante que te dejes asesorar por los expertos, que confíes en ellos para crear los objetivos con lo canales que sean realmente útil para tu modelo de negocio.

Falta de medidas para cuantificar resultados

Ya tenemos el objetivo marcado y las herramientas que utilizaremos para ello, y ahora tendremos que establecer los mecanismos para poder medir los resultados y ver qué estamos consiguiendo y si es lo esperado.

Este proceso es fundamental, toda acción debe ser medible, ya que nos darán las pistas de qué es lo que está fallando en nuestras acciones y cuáles otras resultan más exitosas.

Falta de una propuesta de valor

¿Tu producto es único y diferente al resto de productos del mercado?, ¿Dónde está la propuesta de valor o lo que hace especial a tu producto? Sabemos que este punto no es fácil, pero es necesario si quieres destacar frente a tu competencia, tienes que ofrecer esos motivos por lo que deben comprarte a ti y no a tu competencia. Y la comunicación aquí puede ser tu gran aliado para mostrar todas las ventajas y beneficios de tu producto o servicio. Aprovéchate de ella y establece lazos de comunicación y confianza con tus clientes para que puedan proponerte mejoras en tus productos o servicios y lograr así satisfacer las necesidades del mercado.