Hoy queremos hablarte de los embudos de conversión, un paso clave en tu estrategia de marketing online. Así, podrás establecer los pasos que dará el usuario para cumplir el objetivo que hayas marcado en la página, como descargar un e-book, suscribirse al blog o comprar un producto en la tienda online.

Pero comencemos por el principio, definamos qué es un embudo de conversión. Podemos decir que se trata de un concepto de marketing digital que establece los pasos a dar por el usuario para cumplir un objetivo concreto dentro de la página web.

Los embudos de conversión se aplican tanto a páginas web como a tiendas online y pretenden ayudar a alcanzar diferentes propósitos, como captar más suscriptores o cerrar la compra de un producto o servicio.

Para ello, definir bien cada etapa de la conversión es importante porque la intención del usuario va cambiando a lo largo del proceso y tienes que estar preparado para dar respuestas y hacer que se consiga tu objetivo final.

Además, tienes que saber que la definición y configuración de los embudos de conversión favorecen la optimización, mejora y consecución de resultados, permitiendo así una mayor rentabilidad del proyecto web.

Ventajas de los embudos de conversión:

  • Permite saber el porcentaje de abandono de usuarios.
  • Permite optimizar cada fase del proceso, ya que podemos saber cómo actúan los usuarios dentro de la página, en qué momento la abandonan o qué barreras les están impidiendo llegar al final de la compra.
  • Gracias a esta información y a la interpretación que hagamos de los datos, podemos tomar decisiones adecuadas para la consecución de los objetivos.
  • Podemos personalizar las acciones de marketing digital, para que se adapten a los usuarios que verdaderamente nos interesa, nuestro cliente ideal.
  • También, amplía las posibilidades de lograr el propósito final en cada página centrado en alcanzar al mayor número de clientes posibles hasta el final del embudo de conversión.

Qué son y para qué sirven los embudos de conversión

Fases del embudo de conversión

Podemos hablar de varias etapas del embudo de conversión:

Atracción: En esta primera fase el cliente no piensa aún en tus productos o servicios, ni es consciente de que tiene una necesidad que tu negocio o empresa puede satisfacer. Por ello, habrá que hacer estrategias para llevar al usuario desde donde está, hasta el punto en el que es consciente de esa carencia, aquello que necesita, o el problema que debe solucionar. Para ello, podemos elaborar contenido temático sobre lo que le interesa, centrándonos por supuesto en su necesidad implícita. Nos será de gran ayuda los artículos del blog, las redes sociales y otros medios digitales, donde publicaremos información que le interese.

Consideración: aquí el usuario ya conoce el producto o empresa y, además, es consciente de su necesidad. Es en este punto donde comienza a considerar opciones de productos o servicios que puedan ayudarle a resolver su problema. Por ello, es muy importante saber a quién nos dirigimos, para lograr seducirlo y enviarle mensajes efectivos. La misión en esta fase de consideración será ofrecer algún tipo de contenido gratuito que le acerque aún más a la opción de compra. Lo más habitual es optar por publicaciones, libros electrónicos, webinars, checklist, catálogos o newsletters con información o novedades acerca de ese tema que que le interese.

Conversión: En esta fase tenemos que hacerle ver a nuestro público objetivo que nuestro producto o servicio es el más adecuado, por encima de cualquier otro. Podrás recurrir a correos electrónicos con ofertas, cupones de descuento o incluso pruebas gratuitas de la solución. También, podremos ofrecerles el testimonio de otros clientes para que lean de primera mano la experiencia y así terminar de convencerse.

Fidelización: una vez que el usuario ya es nuestro cliente, comenzará una fase muy importante y crucial para conseguir nuevos clientes, la fidelización. Es importante que sepas que, por lo general, conseguir nuevos clientes es más costoso que fidelizar a los que ya han comprado nuestros productos. Podrás pedir que valoren su experiencia como usuario o cliente, y el grado de satisfacción. Y por supuesto, debemos prestar una atención personalizada que estimule el deseo de seguir adquiriendo más productos o servicios a lo largo del tiempo.

Qué son y para qué sirven los embudos de conversión

Configurar el embudo de conversión

Una de las principales herramienta para la configuración de los embudos de conversión es la herramienta gratuita de Google, Analytics.

Para ello, en primer lugar, tendrás que establecer el objetivo. En segundo lugar, tendrás que darle un nombre, lo más descriptivo posible, para identificarlo con facilidad y elegir de entre los cuatro tipos de plantillas que ofrece, el objetivo de «Destino«, ya que es el único que acepta el uso de embudos de conversión.

Y, por último, tendrás que establecer la información del target. Aquí copiarás el enlace de la página de agradecimiento tras finalizar la compra, o cualquiera que sea la meta del proceso. Como verás, se activará la opción «Embudo de conversión», más abajo. Y es entonces cuando podrán añadir tantos pasos como sean necesarios, con sus respectivos enlaces, de manera que quede perfectamente reflejada la ruta completa que debe seguir el visitante.